•  Asociación Extremeña Ganaderos Del Reino

Descenso aunque todavía insuficiente de la enfermedad

El pasado 20 de diciembre de 2019 asistimos a una nueva reunión de la Mesa Técnica de la Tuberculosis, celebrada en la Consejería de Agricultura en Mérida. En ella participan por parte de la Administración representantes de la Consejerías responsables del Plan de Erradicación y Control de la Tuberculosis: Agricultura (Sanidad Animal y Caza y Pesca) y el Servicio Extremeño de Salud (Dirección General de Salud Pública).

Se presentaron los datos provisionales de la evolución de la enfermedad de la tuberculosis bovina a 1 de diciembre de 2019 que se exponen en el cuadro 1, junto con los de los años anteriores. Asimismo incluimos un cuadro 2 con la situación relativa de Extremadura en cuanto a la prevalencia en rebaños, respecto a la media de España y de las CCAA más afectadas. A nivel nacional hay que destacar un descenso generalizado de la prevalencia, salvo en Castilla-La Mancha, debiéndose al parecer en este caso al cambio de los equipos veterinarios actuantes en la realización de las pruebas en campo.

Cuadro 1: Incidencia de la Tuberculosis en Bovino (Extremadura)

Año Explotaciones controladas (nº) Prevalencia en rebaños (%) Animales chequeados (nº)

Incidencia en Animales

(%)

2015 9.552 12,23 770.425 1,105
2016 9.786 12,96 813.694 0,792
2017 10.430 9,75 916.513 0,56
2018 10.625 8,45 925.219 0,51
2019 (*) 10.082 5,60 858.251 0,38

(*) Datos a 1 de   diciembre de 2019. Fuente: Servicio de Sanidad Animal.


Cuadro 2: Tuberculosis en Bovino. Prevalencia en rebaños en   Extremadura, España y CCAA más afectadas (%)

Año Extremadura España Andalucía Castilla-La Mancha
2015 12,23 2,81 17,24 7,63
2016 12,96 2,87 17,10 7,84
2017 9,75 2,32 12,34 10,35
2018 8,45 2,28 9,83 20,67
2019 (*) 5,60 - - -

(*) Datos a 1 de diciembre de 2019. Fuente:   Servicio de Sanidad Animal.

Durante el encuentro se informó de las medidas tomadas en relación tanto a Sanidad Animal como a los controles y tomas de muestras en mataderos y monterías de caza mayor por parte de los veterinarios de Salud Pública. También se informó de las actuaciones y autorizaciones de permisos de caza en las distintas comarcas cinegéticas, con el fin de evitar la propagación a través de la fauna salvaje (jabalí principalmente).

El año 2019 va a terminar con un 5,45% de prevalencia (datos provisionales) en cuanto a explotaciones afectadas en Extremadura (6,77% en Cáceres y 3,56% en Badajoz), con un descenso notable respecto al 8,45% de Extremadura en 2018, aunque todavía muy lejos de la media nacional del 2,28% en 2018. Sin embargo, se mantienen grandes diferencias comarcales (comarcalización de la OVZ). Así, Valencia de Alcántara con más del 14% y Navalmoral rozando el 14% de prevalencia en rebaños, lideran la incidencia de la enfermedad, seguidas de Plasencia (10%). De las comarcas de mayor presencia bovina en la provincia de Badajoz hay que destacar los descensos (cifras aproximadas) de Badajoz desde el 10% en 2018 a algo más del 4% en 2019; Jerez de los Caballeros desde el 6% a algo más de 2% y Zafra del 6% en 2018 al 3%.

También la incidencia en animales ha evolucionado positivamente en Extremadura, bajando del 0,51% en 2018 al 0,38% provisional en 2019, aproximándose a la media nacional del 0,33% en 2018. Es decir, cada vez hay menos explotaciones positivas y con menos animales afectados.

En cuanto al caprino se muestra en el cuadro 3 la evolución de la tuberculosis desde 2015 con un descenso notable provisional en 2019, tanto de la prevalencia como del número de animales reaccionantes positivos. Descensos que por su importancia cuantitativa habrá que volver a confirmar cuando se tengan las cifras definitivas de 2019.

Cuadro 3: Incidencia de la Tuberculosis en Caprino (Extremadura)

Año Explotaciones controladas (nº) Prevalencia en rebaños (%) Animales chequeados (nº)

Incidencia en Animales

(%)

2015 387 6,98 20.427 5,85
2016 1.309 6,19 81.667 3,07
2017 3.606 6,05 208.921 3,30
2018 3.911 4,09 232.796 2,53
2019 (*) 3.476 2,62 210.345 0,58

(*) Datos a 1 de diciembre de 2019. Fuente:   Servicio de Sanidad Animal.

La Consejería de Agricultura ya puede abonar el anticipo del 90% del importe de la ayuda asociada a la vaca nodriza 2019, que el FEGA ha fijado, de manera provisional, en 91,388308 euros.

El año pasado este anticipo supuso 82 euros por cabeza y se abonó sobre el 12 de febrero. Este año se abonará una cantidad similar, a la que habrá que descontar la disciplina financiera (el 1,432635 %), y confiamos en que la Consejería de Agricultura lo abone también sobre las mismas fechas de febrero.

El artículo 37.2 del Texto Refundido de la Ley del Estatuto de los Trabajadores, aprobado por Real Decreto Legislativo 2/2015, de 23 de octubre, dispone que las fiestas laborales, que tendrán carácter retribuido y no recuperable, no podrán exceder de catorce al año, de las cuales dos serán locales, debiendo respetarse en todo caso las fiestas de ámbito nacional. Establece, además, que serán, en todo caso, objeto de traslado al lunes inmediatamente posterior el descanso laboral correspondiente a las fiestas que coincidan en domingo.

El Decreto 63/2019, de 3 de junio, de la Consejería de Educación y Empleo (DOE núm. 105, de 03/06/2019), establece como fiestas laborales retribuidas y no recuperables en el territorio de la Comunidad Autónoma de Extremadura, para el año 2020, las que se indican a continuación.

Serán también inhábiles para el trabajo, retribuidos y no recuperables otros dos días, con el carácter de fiestas locales, que figuran en las relaciones publicadas por Resolución de 28 de octubre de 2019, de la Dirección General de Trabajo (DOE núm. 218, de 12 de noviembre), o modificaciones que se produzcan.

1 de enero, Año Nuevo.
6 de enero, Epifanía del Señor.
9 de abril, Jueves Santo.
10 de abril, Viernes Santo.
1 de mayo, Fiesta del Trabajo.
15 de agosto. Asunción de la Virgen
8 de septiembre, Día de Extremadura.
12 de octubre, Fiesta Nacional de España.
2 de noviembre, Lunes siguiente a Todos los Santos.
7 de diciembre, Lunes siguiente al Día de la Constitución Española.
8 de diciembre, Inmaculada Concepción.
25 de diciembre, Natividad del Señor.

Nunca imaginó Federico García Lorca lo utilizado que sería en diciembre de 2019 el conocido verso de su Romancero Gitano, escrito allá por 1924. Porque ahora sí que nos quieren verdes a todos nosotros, en especial al sector agrario, al que se le exige reverdecer cada día más (a cambio de casi nada), en beneficio de la población urbanita, aunque también se le exige producir alimentos saludables y a un precio asequible para abastecer a los ciudadanos de la UE (uno de los principios del Tratado de Roma, fundacional de la entonces Comunidad Económica Europea). Y todo ello a costa de reducir el empleo de los medios de producción (gasóleo y maquinaria, fertilizantes, fito y zoosanitarios, etc.) que la investigación y la tecnología han puesto al servicio del sector agrario. ¿Como se pueden compaginar ambas exigencias?

 Estamos viviendo y sufriendo a lo largo de este mes de diciembre de 2019, un aluvión de noticias e informaciones, más o menos sesgadas casi siempre, relacionadas con la Cumbre del Clima (COP25), que se acaba de celebrar en Madrid, sin acuerdos importantes y con asistencia multitudinaria, que suponemos pagada con dinero público de los distintos países y organizaciones participantes. Y aprovechando el momento de mayor sensibilidad de la opinión pública, especialmente la urbana, se filtran acusaciones al sector agrario generalmente infundadas, de ser uno de los mayores contribuyentes a las emisiones de CO2 a la atmosfera.

 Es cierto que la agricultura juega un papel clave ante la llamada crisis climática, dada su triple condición de víctima de sus consecuencias (sequías, inundaciones, etc.); de ser la responsable parcial de las emisiones de CO2 y, también al mismo tiempo, ser un actor fundamental por el efecto sumidero de los cultivos y los pastos.

 Pero el papel de la agricultura se mueve siempre en medio de una guerra de cifras sobre la participación que le corresponde en las emisiones de gases a la atmósfera. Así, según fuentes de la ONU, a nuestro sector le correspondería el 23% de las emisiones globales de gases efecto invernadero. Por encima se situaría solo el sector energético (32%), el 18% la industria y el 14% el transporte, siempre según la ONU. Pero, por el contrario, la UE sitúa a la agricultura en un 11,5% de participación, muy por debajo de la energía, del transporte y de la industria, y solo similar al sector terciario. ¿A quien hay que creer? ¿Cómo se cuantifica?

 Por ejemplo, el Ministerio de Transición Ecológica en su avance de 2018 de los gases de efecto invernadero, cifra tan solo en un 8% la responsabilidad atribuida a la ganadería del total de los gases emitidos, siendo el vacuno de carne, al que se le persigue cada vez más, tan solo responsable del 3,5% del total. En esta cuantificación encabeza la lista contaminante el transporte (27%), la generación de energía eléctrica (17%), la industria (19%) y los servicios (9%).

 Asegurar que las vacas son más culpables del cambio climático que los aviones o las centrales térmicas de carbón parece una broma, pero con la que se pretende manipular y confundir interesadamente a la opinión pública.

 Es fácil demonizar al campo, porque la mayoría de la población vive en las ciudades, y además, en este ámbito urbano se consume de todo y de forma exagerada, exigiendo al sector primario intensificar las producciones para asegurar el abastecimiento, a la vez que, contradictoriamente, se le pide rebajar al mínimo el uso de los inputs de producción.

 No cabe ninguna duda que, debido a la presión política que ha imperado en la pasada Cumbre del Clima y a los vientos verdes que soplan, la nueva Presidenta de la Comisión de la UE, presentó el pasado día 11 de diciembre el borrador del Acuerdo o Pacto Verde Europeo (Green Deal), cuyo objetivo principal es conseguir que la Unión se convierta en una economía neutra en emisiones de CO2 en 2050, aplicando un mecanismo de transición que pretende movilizar 100.000 millones de euros para ayudas a los países que tengan mayores dificultades para la transición. El Pacto Verde recoge que en la primavera de 2020, la Comisión detallará su plan para desarrollar una agricultura y pesca más sostenibles, que reduzcan el uso de pesticidas químicos, fertilizantes y antibióticos, que favorezcan una dieta más saludable y contribuyan a proteger la diversidad, junto con otras iniciativas sobre gestión del agua y desechos que, entre otras muchas revisiones legislativas, complementen el plan de choque europeo contra la crisis climática.

 ¿Cómo afectará todo ello a la próxima revisión de la PAC del 2020 en adelante? Seguro que cada vez nos quieren más verdes, pero sin compensaciones económicas a cambio.

La junta directiva de ASAJA ha anunciado la convocatoria de movilizaciones en todo el territorio nacional para mostrar su protesta por la situación que atraviesa el sector.

ASAJA pretende con estas movilizaciones mostrar el "hartazgo" de los profesionales del sector ante los reiterados ataques recibidos desde diferentes frentes sociales y políticos. De esta forma, ASAJA se suma a la ola de protestas que los agricultores y ganaderos europeos están llevando a cabo en las principales capitales comunitarias.

La organización pretende que el sector agrario muestre su protesta de forma unánime por los bajos precios percibidos por los agricultores a la hora de vender sus producciones agrarias, por los aranceles americanos que penalizan las exportaciones españolas, la política de tratados comerciales que lleva a cabo la Unión Europea y el veto ruso, entre otros asuntos.

Asociación Extremeña Ganaderos del Reino

Avenida de Colón 5, entreplanta C
06001 BADAJOZ
ESPAÑA

CIF G06174064
Teléfono y FAX 924 230 138
Móvil 616 924 439

Formamos parte delogoAPAGExtremaduraAsaja

 

¿Quieres asociarte?

Para asociarse, imprima y rellene el cuestionario adjunto, enviándolo a nuestra dirección.

No dude en llamarnos si tiene cualquier pregunta.

Descarga documento de afiliación