•  Asociación Extremeña Ganaderos Del Reino

El pasado 30 de mayo volvió a reunirse en la Consejería de Medio Ambiente, en Mérida, la Mesa de la Tuberculosis. En ella se dieron a conocer por parte del Servicio de Sanidad Animal nuevos datos sobre la marcha de la enfermedad en los meses ya transcurridos de 2016, que transcribimos en el cuadro siguiente, comparativamente con el cierre final del año 2015. Si bien la prevalencia en explotaciones (rebaños) ha disminuido solo muy ligeramente en ambas provincias, sí parece reducirse algo más la positividad en animales en los primeros cinco meses transcurridos de 2016. Sin embargo, algunas comarcas veterinarias como Badajoz, Logrosán y Valencia de Alcántara continúan aumentando el índice de prevalencia en rebaños. Habrá que esperar a tener más datos del año en curso para conocer la trayectoria de la enfermedad.

Comarcas Veterinarias DATOS A FINAL DE 2015 DATOS A 30 DE MAYO DE 2016
Rebaños positivos Animales positivos

Prevalencia

en

Rebaños

Incidencia en

Animales

Rebaños positivos Animales positivos

Prevalencia

en

Rebaños

Incidencia en Animales
Azuaga 5 63 19,23% 1,947% 2 7 10,00% 0,30%
Badajoz 161 1428 18,55% 1,443% 101 607 21,91% 1,24%
Castuera 5 14 8,62% 0,464% 3 6 5,77% 0,20%
Don Benito 5 33 7,14% 0,601% 2 9 4,08% 0,20%
Herrera del Duque 36 241 21,43% 1,831% 10 26 8,13% 0,30%
Jerez de los Caballeros 89 772 5,87% 0,798% 50 171 5,95% 0,31%
Mérida 17 186 10,18% 1,023% 5 35 3,97% 0,28%
Zafra 53 342 8,39% 0,711% 29 103 7,21% 0,33%
Provincia de Badajoz 371 3.079 10,58% 1,073% 202 964 9,74% 0,58%
Cáceres 121 559 9,30% 0,596% 52 242 6,39% 0,40%
Coria 98 564 8,71% 0,605% 52 145 7,43% 0,28%
Logrosán 45 384 16,36% 1,585% 45 301 29,82% 1,39%
Navalmoral de la Mata 110 1010 23,40% 2,268% 85 373 15,51% 0,92%
Plasencia 203 1212 16,82% 1,219% 132 617 7,43% 0,40%
Trujillo 81 543 8,79% 0,796% 45 161 16,95% 0,86%
Valencia de Alcántara 139 1217 18,58% 1,867% 90 360 21,84% 2,01%
Provincia de Cáceres 797 5.489 13,18% 1,123% 501 2.199 12,55% 0,73%
Extremadura 1.168 8.568 12,23% 1,105% 703 3.163 11,59% 0,67%

Por parte de la Administración se insistió mucho en la especificidad (capacidad de la técnica para detectar los verdaderamente positivos) de la prueba intradérmica para detectar la enfermedad, a la vez que se puso de manifiesto por el contrario la falta de sensibilidad de la prueba en laboratorio, ya que la detección del bacilo mediante cultivo está afectada por muchos factores (toma de la muestra en matadero, procesado y conservación), que no la hacen muy fiable. Al parecer los animales en fase temprana o latentemente infectados no presentan lesiones visibles y resultarán negativos en una alta proporción en el cultivo.

Gran parte de la exposición se dedicó a rebatir la existencia de “falsos positivos”, que al parecer no existen según el criterio técnico de la Administración. También se presentaron datos sobre el incremento de la positividad de los terneros pequeños, que en opinión de la Administración no es relevante, en contra de lo que diariamente estamos observando en nuestras explotaciones, al menos en la comarca de Badajoz.

Asimismo se trató de las nuevas medidas para facilitar el movimiento de animales, especialmente terneros desde explotaciones calificadas como TR, TS y T2, a cebaderos T1 en Extremadura. También se presentaron los nuevos Decretos de ayudas para la reposición de vacíos sanitarios y para la puesta en marcha de cebaderos comunitarios.

En definitiva, la Administración trató de demostrar con datos tanto su dedicación prioritaria a este tema como que el camino y las medidas que se están tomando son acertadas en su opinión y conformes a la legislación nacional y de la UE.

Otra cosa bien distinta desde nuestro punto de vista, es la situación real que seguimos viviendo los ganaderos día a día en algunas comarcas, en las que la tuberculosis bovina sigue siendo por desgracia el tema estrella en las conversaciones del sector, al continuar apareciendo animales positivos en las explotaciones tanto nuevas como ya anteriormente afectadas.

Dentro de las medidas adoptadas en materia cinegética se han publicado ya varias disposiciones dividiendo Extremadura en cuatro grandes zonas según su vocación agraria y cinegética. Dependiendo de donde se ubiquen las explotaciones los titulares de los cotos podrán solicitar los precintos para aguardo de jabalí que según la Junta de Extremadura se triplicarán en relación a la normativa anterior, mientras que se duplicaran los de ciervas para controlar la población.

Más adelante en este mismo Boletín se citan las disposiciones publicadas sobre este tema.

El DOE nº 112, de 13/06/2016, publica la Orden de la Consejería de Medio Ambiente y Rural, Políticas Agrarias y Territorio, de 7 de junio de 2016, General de Vedas de Caza para la temporada 2016/2017, de la Comunidad Autónoma de Extremadura. Dentro de esta Orden creemos que merece la pena destacar algunos de sus apartados, en relación con los problemas de la sanidad animal.

En los artículos 7 y 8 se recogen las condiciones en las que se podrá cazar el jabalí en espera o aguardo, triplicándose el número de precintos que se van a conceder en las comarcas VC1, VC2 y VC3, con el objeto de establecer medidas de carácter preventivo. El artículo 8 se refiere a las acciones por daños en los cotos de caza menor, extensivos e intensivos, en los que se autorizarán aguardos de jabalíes por un periodo máximo de seis meses.

Por otra parte, el DOE nº 115, de 16/06/2016, publica una Orden de la Consejería de Medio Ambiente y Rural, por la que se convocan ayudas para subvencionar los gastos del transporte y eliminación de subproductos animales no destinados a consumo humano (SANDACH), en acciones cinegéticas de caza mayor colectiva (monterías, ganchos y batidas de caza mayor), llevadas a cabo por sociedades locales de cazadores en el territorio de Extremadura. La cuantía de la subvención el 50% de dichos gastos, sin que pueda superar los 300 euros por beneficiario y convocatoria.

Recordamos las definiciones recogidas por el Real Decreto 2611/1996, de 20 de diciembre, con sus correcciones y modificaciones, sobre los programas nacionales de erradicación de enfermedades en los animales:

A) En lo que se refiere a la brucelosis en los bovinos:

a) Explotaciones bovinas del tipo B1: las explotaciones en las que se desconocen los antecedentes clínicos y la situación en cuanto a la vacunación y a los controles serológicos en los dos últimos años.

b) Explotaciones bovinas del tipo B2: las explotaciones en las que se conocen los antecedentes clínicos, la situación en cuanto a la vacunación y a los controles serológicos, y en las que se efectúan pruebas de control de rutina para hacer pasar a dichas ganaderías a los tipos B3 y B4.

Se considerará explotación bovina del tipo B2 negativa aquella que, sin haber alcanzado aún la calificación de indemne u oficialmente indemne de brucelosis bovina, todo el censo de la explotación, susceptible por su edad de ser examinado, haya superado, con resultado favorable, al menos una de las baterías de pruebas de diagnóstico previstas en el Real Decreto 1716/2000.

Se considerará explotación bovina del tipo B2 positiva aquella que, sin haber alcanzado aún la calificación de indemne u oficialmente indemne de brucelosis bovina, al menos un animal, susceptible por su edad de ser examinado, no haya sido sometido a la totalidad de las baterías de pruebas de diagnóstico previstas en el Real Decreto 1716/2000, o no las haya superado con resultado favorable.

c) Explotaciones bovinas del tipo B3: las explotaciones indemnes de brucelosis según lo establecido en el Real Decreto 1716/2000.

d) Explotaciones bovinas del tipo B4: las explotaciones oficialmente indemnes de brucelosis, según lo establecido en el Real Decreto 1716/2000.

e) Explotaciones bovinas del tipo BS: las explotaciones de tipo B3 o B4 a las que se les ha suspendido la calificación sanitaria, de conformidad con lo dispuesto en el Real Decreto 1716/2000.

f) Explotaciones bovinas del tipo BR: las explotaciones de tipo B3 o B4 a las que se les ha retirado la calificación sanitaria, de conformidad con lo dispuesto en el Real Decreto 1716/2000.

B) En lo que se refiere a tuberculosis bovina:

a) Explotaciones bovinas del tipo T1: las explotaciones en las que se desconocen los antecedentes clínicos y la situación en cuanto a la reacción a la tuberculina, en los dos últimos años.

b) Explotaciones bovinas del tipo T2: las explotaciones en las que se conocen los antecedentes clínicos, la situación en cuanto a la reacción de la tuberculina y en las que se efectúan pruebas de control de rutina para hacer pasar a dichas explotaciones al tipo T3.

Se considerará explotación bovina del tipo T2 negativa aquella que, sin haber alcanzado aún la calificación de oficialmente indemne de tuberculosis bovina, todo el censo de la explotación, susceptible por su edad de ser examinado, haya superado, con resultado favorable, al menos una de las pruebas de diagnóstico previstas en el Real Decreto 1716/2000.

Se considerará explotación bovina del tipo T2 positiva aquella que, sin haber alcanzado aún la calificación de oficialmente indemne de tuberculosis bovina, al menos un animal, susceptible por su edad de ser examinado, no haya sido sometido a la totalidad de las pruebas de diagnóstico previstas en el Real Decreto 1716/2000, o no las haya superado con resultado favorable.

c) Explotaciones bovinas del tipo T3: las explotaciones oficialmente indemnes de tuberculosis, según lo establecido en el Real Decreto 1716/2000.

d) Explotaciones bovinas del tipo TS: las explotaciones de tipo T3 a las que se les ha suspendido la calificación sanitaria, de conformidad con lo dispuesto en el Real Decreto 1716/2000.

e) Explotaciones bovinas del tipo TR: las explotaciones de tipo T3 a las que se les ha retirado la calificación sanitaria, de conformidad con lo dispuesto en el Real Decreto 1716/2000.

C) En lo que se refiere a brucelosis ovina y caprina por brucella melitensis:

a) Explotaciones ovinas y caprinas del tipo M1: las explotaciones en las que se desconocen los antecedentes clínicos y la situación en cuanto a la vacunación y a los controles serológicos, en los dos últimos años.

b) Explotaciones ovinas y caprinas del tipo M2: las explotaciones en las que se conocen los antecedentes clínicos, la situación en cuanto a la vacunación y a los controles serológicos, y en las que se efectúan pruebas de control de rutina para hacer pasar a dichas ganaderías a los tipos M3 y M4.

Se considerarán explotaciones ovinas y caprinas del tipo M2 negativa aquellas que, sin haber alcanzado aún la calificación de indemne u oficialmente indemne de brucelosis, todo el censo de la explotación, susceptible por su edad de ser examinado, haya superado, con resultado favorable, al menos una de las pruebas de diagnóstico previstas en el Real Decreto 2121/1993.

Se considerarán explotaciones ovinas y caprinas del tipo M2 positiva aquellas que, sin haber alcanzado aún la calificación de indemne u oficialmente indemne de brucelosis, al menos un animal, susceptible por su edad de ser examinado, no haya sido sometido a la totalidad de las pruebas de diagnóstico previstas en el Real Decreto 2121/1993, o no las haya superado con resultado favorable.

c) Explotaciones ovinas y caprinas del tipo M3: las explotaciones indemnes de brucelosis según lo establecido en el Real Decreto 2121/1993, de 3 de diciembre.

d) Explotaciones ovinas y caprinas del tipo M4: las explotaciones oficialmente indemnes de brucelosis, según lo establecido en el Real Decreto 2121/1993, de 3 de diciembre.

e) Explotaciones ovinas y caprinas del tipo MS: las explotaciones de tipo M3 o M4 a las que se les ha suspendido la calificación sanitaria, de conformidad con lo dispuesto en el Real Decreto 1716/2000.

f) Explotaciones ovinas y caprinas del tipo MR: las explotaciones de tipo M3 o M4 a las que se les ha retirado la calificación sanitaria, de conformidad con lo dispuesto en el Real Decreto 1716/2000.

Mediante Resolución de 6 de junio de 2016, de la Dirección General de Medio Ambiente (DOE nº 112, 13/06/2016), se declara emergencia cinegética, por motivos de protección del medio natural y sanidad animal en el territorio de la Comunidad Autónoma de Extremadura.

         Los datos y análisis detallados en el Plan General de Caza reflejan un incremento general en Extremadura de las poblaciones de ciervos y jabalíes y una anómala expansión de ciervos y jabalíes fuera de las áreas que habían constituido su hábitat tradicional, lo que ha propiciado que se constituyan poblaciones estables de estas especies en comarcas en las que la caza menor asociada y complementaria de los usos tradicionales agroganaderos era su inequívoca seña de identidad.

         A lo anterior hay que añadir que se ha producido un considerable aumento de prevalencia de la tuberculosis bovina tanto en la fauna silvestre como doméstica. Así mismo, los datos ofrecidos por la Unidad de Patología Infecciosa de la Facultad de Veterinaria de la Universidad de Extremadura constatan, en relación con la tuberculosis bovina, la existencia de riesgos de contagio por contacto entre las especies cinegéticas de caza mayor, principalmente el ciervo y el jabalí, y la ganadería doméstica, y viceversa; aportando además, otros datos que confirman la existencia de otros factores relacionados con la gestión de ganado y cinegética, y la nutrición y aportes vitamínicos que pueden ser determinantes en la prevención, desarrollo y evolución de la enfermedad.

         Todo ello ha llevado a la citada Dirección General a adoptar las siguientes medidas:

         Primero. Declarar emergencia cinegética en las comarcas previstas en el Plan General de Caza de la Comunidad Autónoma de Extremadura (PGCEx), según la zonificación que se especifica en el Anexo y que se corresponde con las siguientes comarcas:

VC1 Agraria (Agrícola) y Caza menor
VC2 Agraria (Agrícola-Ganadera) y Caza menor
VC3 Transición Agraria-Caza mayor/menor
VC4 Caza mayor

         En función de esta zonficación, se adoptan las medidas que se detallan en los apartados siguientes.

            Segundo. En todas las comarcas y subcomarcas previstas en el Anexo, con independencia de su vocación, se adoptan las siguientes medidas:

         1. A aquellos cotos que se encuentren divididos en varias comarcas cinegéticas, siempre que alguna sea VC4, les resultarán de aplicación las medidas previstas para la comarca VC4. Cuando se trate de cotos sociales se aplicarán estas medidas únicamente a la zona incluida en esa comarca.

         2. En las superficies de gestión abiertas de los cotos de caza, siempre y cuando se trate de cotos colindantes y del mismo tipo de clasificación, se podrán acumular los cupos individuales de hembras de ciervo y gamo de cada uno de los cotos en una o varias acciones concretas de las modalidades de montería o gancho, siempre que se cuente con la conformidad por escrito de sus titulares. Este acuerdo deberá adjuntarse a la comunicación previa de la acción cinegética o, en cualquier caso, antes de la celebración de dicha acción cinegética.

         3. En las partes abiertas de cotos de caza con planificación de montería, batida o gancho, se podrá abatir el jabalí en estas modalidades, sin cupo. Durante el desarrollo de estas modalidades se podrán abatir hembras de muflón sin cupo.

         4. En las partes cerradas de cotos privados de caza mayor se podrán abatir aquellas especies que estén incluidas en su plan técnico en las modalidades de montería, batida y gancho, sin tener en cuenta los cupos establecidos en sus planes técnicos. Quedan fuera de esta medida los recechos ordinarios o de trofeo, que se regirán por lo aprobado en el plan técnico.

            Tercero. En las comarcas VC1, VC2 y VC3, en las partes abiertas de los tipos de coto que se especifican, se adoptan las siguientes medidas:

         1. Cotos que planifican la caza mayor únicamente de jabalí, durante el desarrollo de las batidas de jabalí autorizadas en su plan técnico se podrán abatir hembras de ciervo y de gamo sin cupo.

         2. Cotos que en su planificación incluyen, además del jabalí, alguna otra especie de caza mayor, durante el desarrollo de las monterías y ganchos autorizados en su plan técnico se podrán abatir hembras de ciervo y de gamo sin cupo.

         3. Cotos que en su planificación incluyen el ciervo, el gamo y/o el muflón y no tengan planificadas acciones de tipo montería o gancho, podrán duplicar los cupos de rececho ordinario para estas especies. En rececho de gestión el cupo de hembras de ciervo y gamo será igual al de machos.

         4. Las previsiones establecidas en los apartados anteriores no eximen de la obligación de presentación de la comunicación previa o de la obtención de la autorización, según corresponda, en función de la modalidad.

         Cuarto. En las partes abiertas de los cotos de caza mayor incluidos en las comarcas y subcomarcas VC4, se establecen los siguientes cupos en las modalidades de montería y gancho:

1. En las comarcas CEx06 (Monfragüe y Dehesas Periféricas) y CEx10 (Villuercas-Ibores-La Jara):

         a. Hembras de ciervo: Se incrementa el cupo previsto en el plan técnico en un 50%.

         b. Hembras de gamo: Sin cupo.

2. En la comarca CEx07 (Sierra de San Pedro-Tajo Internacional), los cupos de hembra de ciervo previstos en el plan técnico se incrementarán un 20%.

3. En la subcomarca SCEx07.01 Salor, los cupos de hembra de ciervo previstos en el plan técnico se incrementarán en un 20%.

4. En la comarca CEx14 (Siberia):

         a. Hembras de ciervo: Se incrementa el cupo previsto en el plan técnico en un 20%.

         b. Hembras de gamo: Sin cupo.

5. En las subcomarcas SCEx22.1 Trasierra-Jayona y SCEx22.2 Tentudía:

         a. Hembras de ciervo: Se incrementa el cupo previsto en el plan técnico en un 20%.

         b. Hembras de gamo: Sin cupo.

6. En el resto de comarcas y subcomarcas, los cupos de hembras de ciervo y gamo serán los previstos en los correspondientes planes técnicos. Dentro de estas comarcas o subcomarcas, los cotos que no tengan hembras de ciervo y gamo en su plan técnico podrán abatir el mismo número de hembras que de machos abatidos en la temporada anterior en las modalidades de montería y gancho.

Quinto. En el caso de realizar aporte de alimentación suplementaria a las especies planificadas en las resoluciones de sus planes técnicos, en todos los cotos de caza en cualquier tipo de comarca cinegética, se deberá tener en cuenta lo siguiente:

         1. Con la finalidad de evitar el contacto en los comederos entre las especies de ciervo y jabalí, los comederos dedicados a la especie ciervo se realizarán con una longitud mínima de 250 metros, debiendo realizar al menos uno por cada 250 ha de acotado, separados entre sí. Estos comederos deben estar alejados del ganado doméstico, en el caso de ser accesibles, al menos 500 metros.

         2. En el caso de comederos para jabalíes, éstos se colocarán en puntos concretos, no separados más de 50 metros de las manchas cuyas características son las establecidas en el artículo

31 del Decreto 34/2016.

         3. Teniendo en cuenta que los últimos estudios inmunológicos determinan que la vitamina D3 es vital para la funcionalidad celular y para el correcto aprovechamiento de calcio y que, además, este elemento es esencial para aislar con depósitos de calcio las lesiones provocadas por la TBb; se recomienda, con carácter general, la aportación de alimentos ricos en calcio. Se entenderá por alimentos ricos en calcio aquellos que tienen en su contenido más de 1,5 % del total para jabalí y superiores al 2% para ciervos. Asimismo se recomienda un valor de proteína bruta total superior al 12% en las dos especies, y valores de Vitamina D de 1.000 UI (unidades internacionales).

         4. Como complemento a lo previsto en el apartado anterior y teniendo en cuenta que de forma sistemática se detectan deficiencias nutricionales de ciertos minerales y niveles de vitamina en poblaciones de especies de caza mayor, resulta fundamental como método de prevención y lucha contra la tuberculosis el aporte de correctores vitamínicos-minerales. En este sentido, se recomienda que los correctores para ciervo contengan un mínimo de 30% de calcio y 150.000 UI (unidades internacionales) de vitamina D3, y para jabalí un 25% de calcio y 120.000 UI (unidades internacionales) de vitamina D3.

         5. Se prohíbe el suministro de maíz, en exclusiva, para las especies cinegéticas de caza mayor. Éste sólo se aportará mezclado con otros cereales y/o leguminosas ricos en calcio, no debiendo superar, en ningún caso, la cantidad de maíz el 50 % de la mezcla suministrada.


ANEXO

 

COMARCAS CINEGÉTICAS DE EXTREMADURA SEGÚN PGCEx

Código Nombre de la Comarca Subcomarcas Vocación Principal
CEx 01 Gata-Hurdes   Transición Agraria y Caza Mayor VC3
CEx 02 Vera-Jerte-Ambroz   Transición Agraria y Caza Mayor/Menor VC3
CEx 03 Plasencia-Coria   Agraria (Agrícola-Ganadera) y Caza Menor VC2
CEx 04 Campo Arañuelo-Tiétar   Agraria (Agrícola-Ganadera) y Caza Menor VC2
CEx 05 Alcántara-Alagón   Caza Mayor VC4
CEx 06 Monfragüe y Dehesas Periféricas   Caza Mayor VC4
CEx 07 Sierra de San Pedro-Tajo Internacional   Caza Mayor VC4
SCEx 07.1 Salor SCEx 07.1 Caza Mayor VC4
CEx 08 Llanos de Cáceres y Brozas   Agraria (Ganadera) y Caza Menor VC2
CEx 09 Llanos de Trujillo-Almonte   Agraria (Ganadera) y Caza Menor VC2
CEx 10 Villuercas-Ibores-La Jara   Caza Mayor VC4
CEx 11 La Raya   Agraria (Agrícola-Ganadera) y Caza Menor VC2
CEx 12 Cáceres Centro-Cornalvo   Agraria (Ganadera) y Caza Menor VC 2
CEx 13 Miajadas   Agraria (Agrícola) y Caza Menor VC 1
CEx 14 Siberia   Caza Mayor VC 4
CEx 15 Vegas Bajas   Agraria (Agrícola) y Caza Menor VC 1
CEx 16 Vegas Altas   Agraria (Agrícola) y Caza Menor VC 1
SCEx 16.1 Sierra de Pela Sex 16.1 Caza Mayor VC4
CEx 17 Serena   Agraria (Ganadera) y Caza Menor VC 2
CEx 18 Sierra Orientales de la Serena   Caza Mayor VC 4
CEx 19 Dehesas del Suroeste   Agraria (Ganadera) y Caza Menor VC 2
CEx 20 Tierra de Barros   Agraria (agrícola) y Caza Menor VC 1
CEx 21 Sierras Centrales de Badajoz   Caza Mayor VC 4
CEx 22 Dehesas y Sierras del Sur   Agraria (Agrícola-Ganadera) y Caza Menor VC2
SCEx 22.1 Trasierra-Jayona SCEx 22.1 Caza Mayor VC 4
SCEx 22.2 Tentudía SCEx 22.2 Caza Mayor VC4
CEx 23 Campiña Sur SCEx 23.1 Sierra de Azuaga Agraria (Agrícola-Ganadera) y Caza Menor VC2
CEx 23.1 Caza Mayor VC 4

La norma de calidad para la carne, el jamón, la paleta y la caña de lomo ibérico,aprobada por el Real Decreto 4/2014, de 10 de enero, constituye la normativa básica que rige estos productos en España, estableciendo los requisitos de calidad para su elaboración y comercialización, de identificación y trazabilidad de los productos, así como el régimen de control, inspección y certificación.

Dicha norma de calidad del ibérico declara en su artículo 1 que «se admitirán, asimismo, los productos elaborados en Portugal, con base en los acuerdos firmados entre las autoridades de España y Portugal sobre la producción, elaboración, comercialización y control de los productos ibéricos», pero no ha recogido expresamente la equivalencia entre las razas ibéricas y alentejanas, por lo que podría suscitarse la duda de si los animales vivos procedentes de Portugal podrían ser admitidos para la elaboración de productos ibéricos acogidos a la norma de calidad del ibérico. Por ello es necesario modificar la citada norma, incluyendo una disposición que establezca dicha equivalencia.

Así mismo, las entidades gestoras de los libros genealógicos del cerdo alentejano y del cerdo ibérico han puesto de manifiesto, basándose en diversos estudios científicos, que el denominado tronco ibérico abarca genéticamente al cerdo alentejano y al cerdo ibérico, lo que garantiza una similitud muy elevada en la materia prima para la elaboración de los productos regulados por la norma de calidad del ibérico. Por tanto, no existe inconveniente en la aceptación de los animales alentejanos y sus cruces con animales de raza Duroc destinados exclusivamente al sacrificio y transformación.

Mediante el Real Decreto 255/2016, de 10 de junio (BOE nº 141, de 11/06/2016), se modifica el Real Decreto 4/2014, de 10 de enero, por el que se aprueba la norma de calidad para la carne, el jamón, la paleta y la caña de lomo ibérico, introduciendo una nueva disposición adicional:

«Disposición adicional cuarta. Equivalencias para los cerdos de raza alentejana de Portugal.

A efectos del cumplimiento de este real decreto, los animales de raza Alentejana inscritos en el Libro Genealógico gestionado por una organización o asociación de criadores oficialmente reconocida para esta raza por las autoridades competentes de Portugal, serán equivalentes a los animales de raza Ibérica inscritos también en su Libro Genealógico, aplicándoles los mismos requisitos que a estos.

Los productos procedentes de estos animales podrán utilizar las designaciones por tipo racial establecidas en artículo 3.1.c) en las mismas condiciones que los procedentes de animales ibéricos.»

Asociación Extremeña Ganaderos del Reino

Avenida de Colón 5, entreplanta C
06001 BADAJOZ
ESPAÑA

CIF G06174064
Teléfono y FAX 924 230 138
Móvil 616 924 439

Formamos parte delogoAPAGExtremaduraAsaja

 

¿Quieres asociarte?

Para asociarse, imprima y rellene el cuestionario adjunto, enviándolo a nuestra dirección.

No dude en llamarnos si tiene cualquier pregunta.

Descarga documento de afiliación